Se los digo yo

Parlamento Veracruz

Juan Javier Gómez Cazarín

Escribo esta columna entre cucharada y cucharada de un caldo de gallina, de los que ya llevo no sé cuántos platos en las últimas semanas.

Y me disponía a escribir sobre un tema muy importante para nuestra vida Legislativa: las comparecencias que empiezan hoy en el Congreso del Estado de las titulares y el titular –sólo uno es hombre- de los organismos autónomos del Estado.

Empezaron con la Fiscal General del Estado, seguirán con el Órgano de Fiscalización Superior, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales y concluirán el jueves con el Comisionado Presidente de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas. Sobra decir que en todas las comparecencias se tratarán temas fundamentales para nuestro Estado.

Pero cambié de opinión y en realidad preferí referirme a otro tema que me parece necesario poner en la primera línea de la agenda pública para todas y todos nosotros.

Porque, también hoy, en algunas de las principales ciudades del Estado, empieza la jornada de vacunación de refuerzo contra el Covid a las personas de entre 40 y 59 años de edad.

Y es muy importante que se hable de esto. Que nadie falte a su vacuna de refuerzo, que nadie se confíe porque ya tiene dos dosis aplicadas. Que no se nos quede nadie rezagado.

Se los digo yo, que voy saliendo de mi segundo Covid, mucho más fuerte que el primero a pesar de que tengo mis primeras dos vacunas.

Algunas personas que están en contra de las vacunas debaten sobre su utilidad porque no evitan al 100 por ciento los contagios. Es verdad que el blindaje no es al 100, pero ese 60 o 65 por ciento puede ser la diferencia entre que nos intuben o nos muramos. No existe el “hubiera”, pero es inevitable pensar en cómo me hubiera ido si no estuviera debidamente vacunados. Y qué hubiera pasado con la gente que esta criminal enfermedad nos arrebató sin estar vacunadas.

Yo respeto todas las opiniones. Tengo amigas y amigos que piensan distinto que yo. Pero en el caso de las vacunas, les pido con mucho cariño que no les hagan caso. Pónganse su refuerzo, que si nos lo están mandando las autoridades médicas, es por algo. Las comparaciones son odiosas y a veces tristes, pero hay países donde algunas personas siguen esperando la primera dosis.

Con el favor de Dios y con mis primeras dos vacunas, libré esta batalla. Pero quisiera que nadie tuviera que pasar por lo que pasé.

Ahora, los remedios de la sabiduría popular están haciendo su aporte para mi recuperación y estar pronto de vuelta con ustedes. Me gusta el caldo de gallina y el pápaloquelite con limoncito, pero los he comido varias veces al día por casi dos semanas y estoy empezando a entender por qué cantaba José José que a veces “hasta la belleza cansa”.

Diputado Local. Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Veracruz.

Deja un comentario

Más leído

Te invito a leer mi columna

Tamaulipas

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín ¿Por qué voy a Tamaulipas a colaborar con Morena en mis tiempos libres y fuera del horario de oficina? La...

Un nuevo sistema

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín Mexicanas y mexicanos podemos decir, con más o menos certeza, que, nos guste o no, Vicente Fox ganó las elecciones...

Segundo periodo

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín. Diputadas y diputados de la LXVI Legislatura iniciamos hoy, como lo ordena la Constitución del Estado, el Segundo Periodo de...

¿Una cervecita?

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín* Personalmente, no tengo la menor duda de que el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador a Veracruz fue fundamental...