Tercera ola

Parlamento Veracruz.

Juan Javier Gómez Cazarín

El próximo 10 de noviembre Abelino Barrientos Castro iba a cumplir 65 años. Triunfador con Morena de las elecciones del pasado 6 de junio en el municipio de Isla, en últimas fechas se había dedicado a preparar con ilusión, entusiasmo y muchos planes lo que sería su Gobierno Municipal: el coronamiento de una carrera de liderazgo y servicio en su pueblo. Hace unos días Abelino enfermó de Covid-19. Murió esta mañana.

Nuestro amigo y compañero de lucha se sumó a la dolorosa estadística del Covid-19 que ha repuntado en lo que ya se conoce como la “tercera ola”.

Y, en mi caso, también se sumó al registro personal que, a estas alturas de la pandemia, todas y todos nosotros ya debemos de llevar con tristeza: la de familiares, amigas y amigos que han fallecido a causa de esta enfermedad.

Sin ir muy lejos, hace apenas tres semanas les platicaba por Facebook del fallecimiento en mi pueblo de mis vecinas Marcela y Mary, madre e hija, que eran muy conocidas en Hueyapan de Ocampo y a las que consideraba como de mi familia.

El indicador oficial refleja esta realidad dolorosa: el semáforo de la epidemia en Veracruz amaneció este lunes plagado de rojo: 205 de los 212 municipios están en riesgo “máximo” y “alto”. Apenas siete están en riesgo “medio” y ninguno está en color verde.

La reacción del Gobierno, otra vez, ha sido oportuna, responsable, coherente y transparente. (En otras épocas los Gobiernos nos estarían diciendo que “no pasa nada”). El gobernador emitió dos decretos este lunes en los que detalla acciones específicas para desalentar la transmisión, acelerar la vacunación y mantenernos informados.

¿Cómo llegamos a esto otra vez? Creo que, por un lado, la fatiga generalizada por mantener las medidas de distanciamiento nos ha hecho bajar la guardia en muchos casos y, por otro lado, el avance de las campañas de vacunación nos produce una equivocada sensación de invulnerabilidad.

No es un tema de México o de Veracruz. La tercera ola prácticamente es mundial. Las vacunas que ponen aquí son las mismas que en Estados Unidos, Europa y China (todas son buenas). Pero la ciencia siempre tiene límites: las vacunas tardan algún tiempo en hacer efecto y la cobertura no es de 100 por ciento.

Lo único seguro es que debemos insistir en cuidarnos y en cuidar a las y los demás. Aunque tengamos vacuna, sigamos guardando las medidas de sana distancia, quedémonos en casa lo más posible –ya sé que no siempre se puede-, hagámosle el gasto a las amigas y los amigos que venden comida, pero pidámosla para llevar; dejemos las reuniones para otras fechas, saludémonos de lejitos. Nos queremos sanos, nos queremos vivos.

*Diputado local. Presidente de la Junta de Coordinación Política.*

Artículo anteriorSiete millones de “síes”
Artículo siguienteYa vamos por menos

Deja un comentario

Más leído

Te invito a leer mi columna

Por los que tienen que salir

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín Al inicio de la pandemia surgió un debate que, con todo respeto, parecía tener una carga de clasismo y de...

La vacuna en mi pueblo

Parlamento Veracruz. Juan Javier Gómez Cazarín Están vacunando gente en mi pueblo. Pensaban terminar ayer, pero aumentaron un día más debido a la demanda. Según cifras oficiales,...

Tratados de Córdoba

Parlamento Veracruz. Juan Javier Gómez Cazarín. Llegué a Córdoba el domingo en la tarde. Lo primero que hice fue visitar el centenario Teatro Pedro Díaz, donde...

Ya vamos por menos

Parlamento Veracruz. Juan Javier Gómez Cazarín Vivimos días complejos de descifrar, mezcla de aflicción y de esperanza, de noticias terribles y de anuncios prometedores que nos...