Reyes Magos para Veracruz

Parlamento Veracruz

Juan Javier Gómez Cazarín

Veracruz empezó este año con el gran aliento de una nueva visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a nuestro estado. Lo hizo en vísperas de Día de Reyes, por lo que su anuncio de carreteras dignas para la Sierra de Huayacocotla nos viene bien como regalo de 6 de enero.

Se replicará el modelo aplicado en Oaxaca, donde se acabaron los moches de los contratistas y las obras se ejecutan por administración directa, con la participación del pueblo.

Municipios como Huayacocotla y sus vecinos de Ilamatlán, Texcatepec, Zacualpan y Zontecomatlán, históricamente habían estado en el olvido del régimen. Símbolo de su aislamiento son las dificultades físicas para llegar a ellos: las penosas carreteras que Andrés Manuel y Cuitláhuac conocieron y recorrieron varias veces cuando fueron candidatos.

Las comparaciones son odiosas, pero en Ilamatlán se recuerda la llegada del presidente Vicente Fox y los suyos en un impresionante despliegue de helicópteros Super Puma, de poderoso rugido, cimbrando las endebles casas. Llegó y se comportó como lo haría un viajero a un continente remoto de cultura extraña: infranqueable la barrera mental, insuperable –hasta la fecha- su distancia con la realidad, indescifrables sus chocantes chistes de turista condescendiente, desconectado de sus anfitriones, inexistente el vínculo con el pueblo que vive y enfrenta desafíos en el México real.

Andrés Manuel, en cambio, se dio tiempo de venir por carretera desde la Ciudad de México y hacer una escala para comer barbacoa con su hijo Jesús en un negocio de Hidalgo llamado “El carnerito” que, como pocos, desde ahora tiene la púbica recomendación presidencial de excelencia. Viniendo de alguien como el Presidente, que ha comido en incontables paradores a la vera de todos los caminos entre Tijuana y Chetumal, su calificación equivale a una Estrella Michelin mexicana.

Venir por carretera le permite, explica Andrés Manuel, supervisar las condiciones en que se encuentran los caminos, verificar con sus propios ojos los avances de las obras prometidas, escuchar sin filtros lo que la gente le puede decir cuando el encuentro es espontáneo y las expresiones son auténticas.

Con esa actitud, no resulta extraño porqué el Presidente terminó el 2019 con una aprobación ciudadana de 79 porciento.

Así que cualquier día veremos al Presidente regresar en camioneta a la Sierra de Huayacocotla para atestiguar el avance de su instrucción –el circuito carretero estará terminado en tres años- y convivir con la gente, visita que seguramente estará acompañada de nuevas recomendaciones gastronómicas.

Honradamente, yo no conozco todo el país. Pero sí conozco bien Los Tuxtlas, mi casa, donde tengo varias recomendaciones de excelente comida con tortillas hechas a mano que bien merecen una recomendación presidencial.

Diputado local
Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado

Artículo anteriorBienvenido 2020
Artículo siguienteJusticia laboral

Deja un comentario

Más leído

Te invito a leer mi columna

Ánimo, Lerdo

Parlamento Veracruz. Juan Javier Gómez Cazarín Las fronteras políticas entre Estados, Regiones y Municipios a veces reflejan poco los verdaderos lazos de integración y cariño entre...

AMLO en Minatitlán

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín Apenas la semana pasada hablaba de la importancia de que los buenos gobernantes pensaran en proyectos más allá del horizonte...

Por los que tienen que salir

Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín Al inicio de la pandemia surgió un debate que, con todo respeto, parecía tener una carga de clasismo y de...

La vacuna en mi pueblo

Parlamento Veracruz. Juan Javier Gómez Cazarín Están vacunando gente en mi pueblo. Pensaban terminar ayer, pero aumentaron un día más debido a la demanda. Según cifras oficiales,...